3/16/2008

Mientras ellos se ríen

Como entre los requisitos para ser punk se cuentan ser flaco, desempleado o mal empleado, políticamente libertario (es decir, anarquista y descreído de la “democracia formal”) y, sobre todo, joven, no puedo presumir de ser punk. Puedo decir, en todo caso, que me gusta el punk rock de lo que se ha dado en llamar la old school para diferenciarlo de lo que tocan muchas bandas nuevas: eso que se ha dado en llamar emo.

¿Qué razón podría tener un punk, es decir, un libertario y anarquista, para írsele a los golpes a un sujeto que resulta, para el ojo poco entrenado, indistinguible de sí mismo? Durante las últimas semanas hemos presenciado, en Querétaro, la ciudad de México y hasta en Guadalajara, una asombrosa movilización de punks y darketos en contra de los emos. Unos y otros se insultan y amagan mediante mensajes de celulares (¡punks con celulares! Si GG Allin levantara la cabeza…), videos de YouTube o en vivo, a los golpes.

Se les reclama a los emos ser unos imitadores de modas extranjeras (como si el punk hubiera nacido en Zapopan y el dark en Ciudad Neza), se les señala casi con envidia por atraer la atención de los medios (¿no se supone que la contracultura se trata de darle la espalda a esos medios?) y se les reclama que hayan “robado” señas de identidad de otras subculturas (como si el punk no hubiera saqueado antes a los mods, a los originales skinheads y hasta a los rudeboys jamaiquinos). Total, hay quien despacha el asunto diciendo que los emos son unos mensos llorones que usan música que parece punk para cantarle de amor a la novia, que no tienen conciencia política y se limitan a comprar objetos para parecer más emos que los otros emos.

No lo pongo en duda. Lo que me intriga es que se haga tal esfuerzo para darle de zapes a otra tribu urbana (así sea cándida y adolescente mental) en vez de medirse con adversarios más arriesgados. Ya lo dijo Jello Biafra: si hay que pegarse con alguien es con la policía. Y ya lo dijo La Polla Récords: “Peleamos entre nosotros/ mientras ellos se ríen”. ¿Ellos? Sí: los políticos, la policía, los profesores y los otros “guardianes del sistema” (así los llama la antipsicología). Ellos no son, que se sepa, emos. Y se ríen de todo esto. Se ríen mucho.


Antonio Ortuño
www.milenio.com/guadalajara

2 comentarios:

turnthatshitoff dijo...

Yeah, Ortuño es una de las plumas más finas del Milenio GDL, no doubt.

Anónimo dijo...

ja
soy fan de este blog
se contradicen y se contradicen y se vuelven a contradecir
sobre todo el moderador

totalmente de acuerdo contigo Antonio, los punks salieron "mas maricas" qe los llamdos "chillones" emos, qe se metan con alguien mas rudo qe ellos, qe le peguen al sistema, qe le peguen al gobierno o mejor aun, qe hagan algo de provecho con sus vidas y se enfrenten a su propia realidad... ahhh qe rudo es eso no? WAKE UP!!!!

:D

WWW.PLAYGROUNDMAG.NET